Tu mala actitud hacia los demás no será gratis

Contexto: el accidente del avión de la Fach en Juan Fernández, con 21 seres humanos a bordo: celebridad, empresario, periodistas, funcionarios públicos, tripulación del avión. 21 hombres y mujeres, y cientos de familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo. Una tragedia que impacta al país, como hace un año impactó la suerte de los 33 mineros que, al final, pudieron ser rescatados del fondo de la mina que quiso atraparlos.

Un hecho que nos golpea el alma como país, que motiva al presidente a ir a expresar su dolor y solidaridad hasta el centro de trabajo de algunos de los afectados. Un hecho que estuvo a punto de distraer la atención del gobernante del esperado encuentro con los estudiantes. Un hecho que mantiene a miles de compatriotas atento a las noticias, orando, participando en velatones, enviando mensajes de aliento a los círculos de las mujeres y hombres siniestrados realizando misas, incluso esperando un milagro.

Tal como en en el rescate de los 33, ahora no se han escatimado recursos, esfuerzos y voluntad humana para rastrear el mar y encontrar a las víctimas del accidente.

Un pueblo sensible al dolor, un dolor que hace noticia hasta en el extranjero. Y en medio de este dolor, aparece el tema de mi comentario hoy. Primero, bromas. En el comentario de una de las primeras noticias, aparece alguien firmando como Felipe Camiroaga, diciendo que todo había sido un show para aumentar el rating. Aparecieron teorías conspirativas, parecidas a las del accidente en la mina en el norte. En las redes sociales, había quienes hacían bromas al respecto.

En medio de estas actitudes negativas, las que más me ha impactado ha sido la de los que crearon un grupo en FB celebrando “Al fin murió el comunista de Camiroaga” Pero, ¿de qué estamos hablando? ¿Celebrar la muerte de 21 personas para satisfacer a un grupo por la desaparición de una de ellas? ¿No consideran que entre los 21 iba Felipe Cubillos, empresario y líder del programa Desafío Levantemos Chile que, evidentemente, era un decidido partidario de este gobierno de derecha y, por lo tanto, se le podía criticar muchas cosas, pero menos de ser comunista?

¿Qué más quieren? Tienen ahora el gobierno, ¿esperaban acaso una gran revancha, que el gobierno hiciera una razzia total y liquidara a todos sus detractores y opositores? ¿O es la desilusión de no haber podido cumplir con lo prometido durante la campaña? ¿O es que esperaban la resurrección del dictador, la liberación del Mamo y la re instauración de la Dina?

Cuidado. Algunos hablan del equilibrio cósmico, la armonía del universo. Otras hablan de la ley de las compensaciones. Otros, de la retribución, o de la siembra y la cosecha. No es gratis su mala actitud, su odio. Rebota y les llegará de vuelta. ¿Odian a la Michelle, la declaran innombrable y se refieren a ella como “la exiliada” y esperan que no vuelva más a Chile? Su mala onda no le llegará a ella, pero a ustedes sí. No me lo crean ahora, pero cuando cosechen, háganlo sin lamentarse, porque habrá sido producto de sus propias acciones.

No voy a ser yo, ni van a ser grupos de exaltados violentistas subversivos  nacidos fuera del matrimonio. Va ser la propia naturaleza. Van a ser ustedes mismos que lanzaron su odio al universo.

Esta artículo fue publicado en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu correo no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

*

Puedes utilizar las siguientes etiquetas de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>