Una nueva batalla ganada… (Parte 1)

El ministro Felipe Kast, cuando asumió al frente de Mideplan, envió un saludo a los funcionarios. Decía frases bonitas como:

“Lo necesito como protagonista de este desafío…”

“Quiero ser categórico: en Mideplan no habrá ninguna discriminación por color político, aquí lo único relevante es el profesionalismo y el compromiso social de todos nosotros…”

“De corazón, quiero invitarlos a compartir un sueño… convertir a Mideplan en el ministerio más querido de Chile…”

¿Se acuerda ahora de esas palabras, sr. Kast?

Cuando empezaron las desvinculaciones, tan temprano como abril del 2010 (curiosamente, impulsadas por el mismísimo ministro Kast, en el Fosis), la vocera de gobierno las justificaba aduciendo que todo gobierno necesita gente de confianza a su lado. Estamos de acuerdo: el círculo más cercano a cada autoridad, le debe lealtad y se obliga a brindar la seguridad necesaria para ejercer su rol, donde prima lo político sobre lo técnico. Esto siempre funcionará así, cualquiera sea el color político del gobierno de turno.

Pero los ministerios e instituciones del Estado cumplen roles técnicos, y los profesionales y los funcionarios de apoyo están para cumplir eficientemente esa labor técnica. Por eso, el gobierno, por boca del ministro de Hacienda, definió criterios para la desvinculación, cuando no se trataba de funcionarios de confianza de la autoridad institucional. En el marco de las negociaciones con la Anef, el sr. Ministro de Hacienda, mediante su oficio Nº 860 del 10 de agosto de 2010, oficializaba dichos criterios, específicamente para el cese de funciones del personal a contrata:

  • deficiente evaluación del desempeño del funcionario
  • reformulación o término de planes y programas
  • cambios en el perfil de los cargos
  • implementación de procesos de modernización

Veamos si se aplicaban esos criterios a mi caso.

  1. Cargo de confianza. Mi cargo es y ha sido desde un comienzo eminentemente técnico, jamás he asumido un cargo de jefatura de unidad o departamento. Por favor, no confundan con ostentar un cargo de confianza la cercanía que tuve con María Teresa, primero jefa de estudios y después seremi. Tal cercanía tuvo para mí más costos que beneficios. Mayor rigurosidad en los procesos anuales de calificaciones; más carga de trabajo, integrando equipos que debían sacar tareas que nadie más quería emprender; cohartado en mi derecho a expresar críticas, que se veían como deslealtad. A lo único que me negué sistemáticamente, fue de hacer puerta a puerta durante los periodos de campaña. (Aquí aparece la primera teoría conspirativa: me desvincularon anticipadamente por ser un colaborador cercano de la anterior seremi)  

     

  2. Calificaciones. Desde 1991 a 2009, estuve calificado en lista 1, con un promedio de nota sobre 6,5, promedio que mantuve en el primer informe de desempeño del periodo septiembre 2009 – agosto 2010. Luego que fuera notificado del término anticipado de mi contrato, recibí el segundo informe de desempeño del periodo indicado, la precalificación y posteriormente la calificación correspondiente, en todas ellas con un promedio de nota 4,5. No fueron considerados los descargos, reclamos ni apelaciones a las instancias correspondientes, ni el primer informe de desempeño del periodo, ni las anotaciones de mérito en mi hoja de vida, ni las capacitaciones cumplidas con éxito durante los meses evaluados. Cuando fui notificado del término de mi contrata, no se mencionó ni una palabra sobre mi evaluación y creo firmemente que las últimas evaluaciones fueron fabricadas para justificar mi desvinculación, opinión que manifesté en mis observaciones y apelaciones.

No se vayan, después de la pausa continuamos.


Esta artículo fue publicado en Las peleas de un -casi- ex empleado fiscal, Opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu correo no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

*

Puedes utilizar las siguientes etiquetas de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>